Adaptarse o morir: Restaurantes y Alimentos

Fue en febrero de 2020 cuando el coronavirus llegó al país, y un mes después llegó la cuarentena y las recomendaciones de distanciamiento social, fue cuando la industria de alimentos se encontró en el frente de batalla ante esta enfermedad.

La frase “adaptarse o morir” es más aplicable que nunca, en estos tiempos de cuarentena muchos locales, restaurantes, tiendas de abarrotes, verdulerías y fruterías han tenido que cambiar su forma de venta para seguir generando ingresos y que estos productos lleguen a las manos de sus clientes sin necesidad que estos salgan de casa.

Las últimas semanas han sido un verdadero caso de estudio de una industria que se reinventa a sí misma, ya que las empresas toman nuevas precauciones de seguridad, cambian las mezclas de productos, aumentan las opciones de entrega y redefinen los negocios. La rápida toma de decisiones ha sido absolutamente esencial, y los negocios han dado un paso adelante para tomar algunas decisiones que son difíciles y dolorosas. Aun así, la industria se ha adaptado a un ritmo acelerado, respondiendo con ideas y medidas para proteger a los empleados y clientes.

Adaptarse

  • Muchos restaurantes como Hooters, Taquearte, etc. Ya contaban con servicio a domicilio gracias la plataforma de Uber Eats, pero durante esta situación han puesto mensajes y dibujos positivos en sus bolsas de papel. 
  • Otros negocios están haciendo entregas a domicilio un día a la semana o vendiendo vales para ser usados para después de la cuarentena como la tienda de café The Black Rabbit Coffee.
  • Tiendas de abarrotes, distribuidoras de frutas y verduras locales han creado cuentas en redes sociales para vender sus productos y entregarlos a domicilio.
  • De la misma manera, sumarse a las apps y plataformas digitales de servicio a domicilio puede ser una gran forma de seguir ofreciendo los productos.

La industria de restaurantes y de alimentos como la conocíamos probablemente nunca volverá a la “normalidad”, la entrega, si había dudas de su rentabilidad, ahora parece que será parte permanente del panorama, tanto como los restaurantes como los repartidores como Sin Delantal y UberEats necesitarán definir mejor sus relaciones. Por su parte, los restaurantes enfrentarán preguntas interesantes sobre si quieren trabajar con las apps o servicios de entrega o si se centrarán en desarrollar sus propias operaciones.

Pero, la entrega de alimentos específicamente, y la elección de alimentos en general, se está transformado en una historia completamente nueva frente a nuestros ojos. Esto ya no será una historia sobre el lujo, o un mercado definido únicamente en términos de conveniencia para los consumidores. El futuro, es uno, en el que el servicio Delivering es necesario, la seguridad es una preocupación importante y la capacidad de desplazarse a través de un portal más amplio de ofertas multicanal será la base para ser parte de este nuevo mercado naciente.

WhatsApp chat