Mejorar la calidad de entrega

Es un hecho: una entrega exitosa es una de las mejores formas de retener clientes y obtener críticas positivas. Al contrario, una entrega tardía supone unos costes adicionales: gestión del servicio postventa, logística de devoluciones, etc. Sin olvidar el impacto en la imagen de tu empresa que, a largo plazo, te puede costar caro.

Descubriremos juntos, algunos consejos para mejorar la calidad de tus entregas y cuidar la experiencia como cliente.

Mejorar la calidad del proceso de entrega

Para los procesos de entrega hay que depender del profesionalismo del repartidor, una virtud sobre la que no tenemos ningún control directo. Su contribución sigue siendo importante, porque la calidad del embalaje todavía se cuestiona a menudo y es uno de los principales problemas, por lo que, debes realizar una auditoría en cada etapa. Deben realizarse mediciones de campo para comprender las acciones de tus operadores, comprender los frenos, mejorar lo existente. La mejora continua y la logística ajustada son la base de esta metodología de sentido común.

Crea una buena experiencia al cliente al abrir el paquete

La etapa de apertura es clave en una experiencia exitosa con el cliente. Para lograr este momento clave en la relación entre la empresa y el cliente, piensa en dos palabras clave: “facilidad” y “asombro”.

Facilita la apertura del paquete

Nada es más frustrante que un paquete que estábamos esperando y que está resultando muy difícil de abrir. Una encuesta de 2017 mostró que la apertura fácil es una de las prioridades para los vendedores.

La forma más fácil de mejorar esta experiencia al abrir es evitar que sus clientes se enfurezcan cuando estén abriendo el paquete que tanto esperaron. Prueba abrir un paquete tuyo, si tardas más de cinco minutos, tienes que pensar una nueva forma de embalarlo.

Produce un efecto impactante

Los unboxing son un fenómeno poderoso que genera millones de visitas en YouTube cada mes. Este fenómeno influye en las expectativas de los consumidores, que son cada vez más propensos a desear maravillarse al abrir su paquete. Encantar al cliente y producir ese famoso efecto de asombro, es parte integral de la experiencia. Para ello, puedes personalizar las cajas o bolsas como, por ejemplo:

  • Personalizado con los colores de tu marca
  • Diseñado para reflejar la imagen de tu empresa
  • Originales, para impresionar verdaderamente al consumidor.

Piensa en lo que pasa después

¿Empaques para mejorar tu Responsabilidad Social Corporativa? Una idea que muchos vendedores ya tendrían que estar considerando. Ayudar a los clientes a deshacerse de los deshechos de tu empaque hará que tu marca quede bien parada y ayudes a preservar el planeta.

Entonces piensa en lo siguiente:

  • Eco empaques;
  • Amortiguación reciclable
  • Servicios para recoger aquellos materiales que no van a la basura tradicional, que se realizan el mismo día o al día siguiente de la entrega.

Sabemos que no es un trabajo fácil, pero siguiendo estos consejos podemos asegurarte que tus clientes quedarán más que satisfechos y querrán saber más de ti y tu marca.

WhatsApp chat