Fortnite: una estrategia ganadora

Carolina G. | 9 de agosto

Cuando escuchas Fortnite seguro que algo se te viene a la cabeza. Incluso si no lo juegas, apuesto a que al menos sabes que existe. Bueno, Fortnite es un videojuego lanzado apenas hace un par de años, que rápidamente se ha convertido en un fenómeno imparable.

¿Por qué estamos tan seguros y qué tiene que ver eso con un blog de marketing? Ahora te lo platicamos.

Para empezar, te contamos un poco: Fortnite es un videojuego en modo Battle Royale, en donde 100 personas caen a un tablero y compiten entre ellos, el último en sobrevivir es el vencedor, muy al estilo de “Los juegos del hambre”. Una vez dentro, la idea es abastecerse de armas, materiales y demás herramientas de combate.

Tan sólo a principios del año pasado se embolsaron 105 millones de euros en ingresos y se estimaban más de 130 millones de jugadores a nivel mundial. Incluso se ofrece una beca de estudios completa por el videojuego en la Universidad de Ashland, en Ohio. Vaya éxito, ¿no?

La apuesta: un modelo básico del marketing en el cual “menos es más”. Estamos ya acostumbrados a toparnos con tipos de negocio en el que se nos obliga a comprar y comprar complementos para poder competir, por mínimos que sean. Con Fortnite es diferente, pese a que sí existen artilugios que puedes comprar, realmente no es necesario y mucho menos es lo más atractivo.

Una de las claves principales es entrarle al consumidor siempre por los ojos. La desarrolladora del juego, Epic Games, nos otorgó un motor gráfico sumamente visual y colorido. Los personajes bailan y son divertidos, casi como una caricatura. Además, las posibilidades creativas del juego son inmensas, es decir, que ya no solamente se trata de cómo se juega, sino también de cómo se construye.

Podemos fácilmente traducir esto a Marketing de contenidos: Un juego gratuito pero que genera millones de dólares en ventas en un mediano plazo. La viralización a través de canales como Youtube, que ha logrado que muchos usuarios lleguen a volverse influencers en este nicho. Por supuesto, la mejora del juego basada en los comentarios de los jugadores, poniéndolos en el centro de la estrategia y garantizando su fidelidad.

Y eso no es todo.

Hablemos de su target. Por supuesto que millennials y alguno que otro de la generación X han quedado enganchados, pero sabemos que las nuevas oportunidades están en los centennials.

De acuerdo a datos de Business for Apps, un 62.7% de jugadores de Fortnite tienen entre 18 y 24 años, es decir, más de la mitad pertenece a la generación Z. Nada de qué sorprendernos, conociendo que este sector pasará a ser el 40% de los consumidores en 2020.

Y para ellos está rindiendo frutos. El ganador de 16 años del primer Mundial de Fortnite, Kyle “Bugha” Giersdof, se llevó a casa tres millones de dólares. El quinto lugar, se lo llevó un chico argentino de apenas 13 años, quien se ganó 900 mil. Y así, estos jóvenes nos siguen demostrando que la popularidad del gaming continuará al alza, algo a lo cual, sin duda, hay que voltear a ver.

Ahora, hablando del Mundial de Fortnite, otro titán del marketing también va sumando. Este evento se convirtió en el más visto en la historia de Twitch, una de las plataformas de streaming más importantes. La transmisión también fue llevada por Youtube y Mixer.

No decimos que las redes sociales se están quedando atrás, pero no es un secreto que las plataformas de streaming cada vez van adquiriendo un peso mayor en el consumidor (y más si éste es un centennial).

¿Qué más decir? A nosotros ya nos quedó más que claro que todo fenómeno tiene mucho marketing detrás. Cuéntanos qué opinas de estas estrategias.

WhatsApp chat