Música Streaming la espada de doble filo

Redacción| Dante Leon| Noviembre 08

El crecimiento es intrínseco en nuestro mundo, quizá el efecto inminente en toda nuestra historia. Por ello los avances tecnológicos y las nuevas plataformas de streaming eran inevitables, así como el cambio que generarían en nuestra sociedad. Actualmente la mayor parte de entretenimiento que consumimos es mediante streaming. Por lo que es innegable el hecho de que este medio ha cambiado las reglas, en especial para la música.

Estudios como el realizado por la consultora Nielsen demuestran; el auge de escuchar música en línea mediante plataformas streaming, Spotify siendo la principal, así como Deezer, o Apple Music, entre otras, presentan crecimientos anuales de usuarios del 12.5% aproximadamente, lo que explica la increíble diferencia; las primeras semanas del año se ha escuchado más música mediante estas plataforma que los reportes de ventas del primer semestre del año 2012.

Este panorama puede sonar como una tierra prometida pero por desgracia… no es tan así, si bien es cierto que presenta una gran oportunidad de difusión; como fue el caso del artista PSY con su canción de Gangnam Style, quien gracias a que el video se hizo viral, recibió ganancias superiores a los 8 millones de dólares, esto gracias a las 1 200 millones de vistas, dando como resultado ganancia de 0.6%  por visita.

Sin embargo, el tema en general para los músicos tiene dos caras, ya que, por una parte debido a que las discográficas se quedan con la mayoría de las ganancias en venta de la música. Las ganancias del año pasado presentaron un ingreso superior a los 43 mil millones de dólares de los que solo el 12% lo recibieron de forma directa los artista. Lo anterior contempla las ventas de CD’s, publicidad en youtube, transmisión de radio y tv, así como el streaming y conciertos.

Debido al porcentaje obtenido los músico debieron cambiar su modelo de trabajo, por lo que muchos de ellos tuvieron que aumentar sus presentaciones y comenzar a pelear por obtener mejores ganancias sobre las reproducción de sus canciones. Es cierto que la ganancia de los artista está por debajo de lo que merecen, pero realmente esto puede ser culpa del modelo de negocios más que del medio streaming.

Para el usuario es toda una ventana de oportunidad ya que tenemos un costo accesible de suscripción y acceso a una gama impensable de material, hace algunas décadas atrás tener toda una discografía podría ser una tarea inverosímil, sin embargo ahora es posible y no solo de un artista.

La mayoría de las ocasiones toda situación tiene una segunda cara, plataformas como Spotify presentan una gran oportunidad para artistas y discográficas independientes, quienes en el pasado se enfrentaban a empresas titánicas que controlaban todo el mercado, y era firmar con ellas o con nadie, ahora solo debes hacer tu material y a través de una de estas plataformas difundirla, con lo que la venta se divide en menos personas y tú crecimiento es exponencial.

Una de las actividades que se ha visto por parte de estas plataformas, es el incentivo a artistas, para que puedan continuar con su trabajo y crear más material, con la esperanza que los publiquen directamente en su servicio, acto que ha realizado la conocida Spotify.

De alguna manera este servicio podría lograr separar a los artistas de los grandes sellos discográficos, lo que reduciría los intermediarios drásticamente y mejoraría las ganancias del artista. Esto porque el servicio de streaming abona la mayoría de la ganancia de venta a los titulares de los derechos.

Realmente la participación de la distribución y colocación del producto para las discográficas se ha mermado, por lo que la pregunta sería; ¿A quién no le conviene esta situación, al artista o a las discográficas?  

<<Nada permanece>> como diría el filósofo Heráclito.

WhatsApp chat