Publicidad tradicional vs digital

Carolina G. | 27 de septiembre, 2019

Publicidad. Aquella técnica destinada a difundir un bien o servicio, con el objetivo de motivar al público hacia una determinada acción de consumo.

Bien, pero, ¿cuál es la mejor forma de aplicarla correctamente?

Como empresa, es una tarea constante la búsqueda de comunicarse eficazmente con su público meta: que su mensaje llegar al mayor número de clientes potenciales. Y como publicista, sabemos que el desarrollo de esta estrategia, dependerá de diversos factores.

Publicidad tradicional

Podemos encontrarla en periódicos, vallas, radio y televisión (por mencionar algunos). Hablamos de un sistema monocanal en el cual la información va del emisor al receptor.

No es que necesariamente el receptor no pueda participar en esta comunicación. Actividades como degustaciones o activaciones forman parte de este tipo de publicidad y generalmente ocasionan gran impacto en el consumidor, debido al contacto humano.

Además, la publicidad tradicional es de gran alcance, pues la mayoría de la población tiene acceso a los medios que ocupa. Simple y sencillamente necesitas salir a la calle para toparte con un mural promocionando algo, incluso la parada de autobús te expone una marca.

¿Sus desventajas? Requiere una inversión mayor, precisamente por su nivel de alcance. Además, no es fácil medir su impacto, si se necesita precisión, se puede contratar una agencia de monitoreo o algo por el estilo, y no son nada baratas, ya que no hay nada automatizado como tal que nos permita hacer este tipo de estudios.

En cuanto a su público, puede que se desperdicien recursos, debido a que no es fácil realizar una segmentación. Muchas veces un mensaje llegará a una persona que no le interese.

Publicidad digital

Llega a nosotros a través del internet: redes sociales, buscadores, websites, etc. A diferencia de la tradicional, el contacto con el usuario es inmediato, es decir, el feedback entre emisor y receptor es prácticamente un hecho. Aunque esto suceda para bien o para mal.

Nos referimos a que, el cliente tiene la facilidad de preguntar por un producto y adquirirlo con rapidez. Pero, si este producto no satisface a los usuarios, también el canal está abierto a críticas y no siempre serán constructivas.

Pero los anuncios en internet son más sencillos de elaborar, y, por tanto, más económicos. Con una inversión bien planificada se puede llevar a cabo un plan online y tener presencia en el público objetivo. Ah, esto es porque la publicidad digital nos permite fácilmente dirigir de forma específica nuestro mensaje al sector que sabemos le interesa. Sin duda, el punto fuerte de este tipo de publicidad.

Y, por supuesto, la publicidad online cuenta con estrictos procesos de medición de resultados. La efectividad de una campaña en la red se puede saber con exactitud y sin mucho problema. Lo cual, es fundamental.

Sin embargo, también tiene sus riesgos. La publicidad online compite con una infinidad de mensajes, así que sus efectos en el consumidor no son tan rápidos. Además, es limitado a ciertos sectores de la población, es decir, no cualquier persona puede acceder a la red. Finalmente, la saturación de mensajes ha obligado al usuario a ser más selectivo, así que, para lograr un impacto, la estrategia exige cada vez más creatividad.

En conclusión, la publicidad tradicional seguirá siendo importante. Incluso no es descartable crear una estrategia combinada entre medios online y offline. Si estás pensando en innovar en tu publicidad, contáctanos en The Cluster Agency y potencializa tu marca.

WhatsApp chat