La importancia del análisis emocional en tu marca

La evolución de la comunicación de una marca hacia los consumidores ha ido cambiando en gran medida a lo largo del tiempo. No sólo es importante transmitir un mensaje, sino que hay que crear un vínculo y un diálogo con nuestros clientes y/o seguidores.

¿Para qué sirve?

La analítica emocional permite que las marcas se conecten con la gente en un nivel más profundo y personal. A diferencia del análisis del sentimiento, que simplemente asigna respuestas positivas, neutras o negativas; la analítica emocional nos dirá lo que la gente siente y por qué, lo cual es muy importante para crear un plan de acción más específico.

Sin un contexto más profundo, es más complicado entender las necesidades de los clientes. Las empresas que no saben por qué un cliente se siente como lo hace, no pueden adaptar sus productos y servicios para satisfacer necesidades y deseos específicos.

Mediante el uso de la analítica emocional, las empresas pueden ver si hay una desconexión entre las emociones que quieren transmitir  y lo que los clientes reales están experimentando.

El equipo de marketing de una marca puede querer promocionar la marca como inspiradora y emocionante, pero ¿cómo puede decir si realmente está cumpliendo con esto? La analítica emocional observa cómo se siente la gente,  de qué temas están hablando y qué es lo que necesitan en su día a día.

Caso de éxito

Como parte de sus celebraciones del 20 aniversario, EasyJet utilizó la analítica emocional para descubrir lo que sus clientes sentían sobre viajes anteriores que habían tomado.

Con la información recabada, la empresa utilizó estas ideas para enviar a los clientes mensajes personalizados con su propia historia con la línea aérea.

Estos correos electrónicos se abrieron en un 100% más que las campañas regulares de correo electrónico, siendo la palabra “amor” la palabra más utilizada por los usuarios para describir cómo se sentían al respecto.

Las empresas pueden aplicar estas metodologías a sus propias comunicaciones internas e identificar irregularidades antes de que se conviertan en problemas.

Desde el control de una crisis hasta la mejora de la experiencia de un cliente; si logras entender la emoción que tu marca provoca, puedes tomar medidas positivas.

El uso de la comprensión humana para obtener datos muy específicos significa que puedes convertir la analítica en acción, transformando tu marketing, servicio al cliente y la experiencia para comunicarte. De esta forma no solo impactarás a tus clientes, sino que ganaras una enorme ventaja con tus competidores.